¡QUIERO ADOPTARLO!

Cuando fuimos a sacar a Fire de la perrera hace exactamente un mes, prometimos volver para sacar a otro pequeño necesitado. Es algo que queremos hacer con regularidad, siempre que nuestra situación lo permita.
No teníamos pensado sacar más por ahora porque estamos hasta arriba de animales, muy abajo económicamente y con varias operaciones inminentes. Sin embargo, gracias a una buena persona hemos podido hacer otro pequeño esfuerzo para salvar a un nuevo pequeño. Y es que, ¿qué es un pequeño esfuerzo más comparado con salvar una vida? Siempre que nos sea posible, lo haremos.

Esa buena persona, Cristina, tenía a este pequeño controlado desde que entró en la perrera. Nunca dejó de pensar en él y de buscar mil formas para intentar salvarle. Ha conseguido reunir a tres maravillosas madrinas que han ofrecido ayuda para salvarle la vida. Y es gracias a ellas que hemos podido dar el paso para ir a por él. Sus madrinas Miriam, Soledad y Katia han pagado su salida de la perrera y un mes de residencia para ponerle a salvo. Sólo necesitaban a alguien que se hiciese cargo del “trabajo de campo”, del veterinario y de buscarle una buena familia, y ese será nuestro cometido. Ahora mismo, sin acogidas y sin un poco de ayuda no podemos seguir, pero gracias a personas como ellas, podemos apretarnos y hacer hueco para uno más 😊

Os presentamos a ASTRO 
Un perrito que, a pesar de su año y medio de vida, todavía NO ha empezado a vivir.
Ha pasado casi su primer año de vida con una persona que nunca le quiso. Cuando consideró que Astro empezaba a ser un estorbo lo llevó a la perrera, condenándolo a vivir entre rejas por el único “crimen” de haber caído en las manos equivocadas. Ha pasado en una jaula aproximadamente ocho meses, condenado a ser invisible ante los cientos de miradas que le han visto allí diariamente, sin que ninguna de ellas se parase, siquiera, a pensárselo, porque ASTRO no es cachorro, no es llamativo y no es de raza…

En la perrera se ha consumido por completo, llegando a un extremo de delgadez que puede que no se aprecie bien en las fotos, pero que impresiona sobremanera…

Hoy, al fin su vida va a comenzar. Aunque no exactamente como nos gustaría. Astro ha tenido que ir a residencia por falta de casas de acogida. Aunque allí le van a cuidar perfectamente y no corre riesgo de sacrificio, es primordial encontrar una casa de acogida para él. No puede pasar más tiempo de jaula en jaula. No se lo merece.
Astro es un perro de tamaño mediano, sin raza, adulto y encima está en residencia. Tiene todas las papeletas para seguir siendo invisible y eso no podemos consentirlo. Ya ha tenido suficiente. La vida ya se ha cebado bastante con él. Ya es hora de que le sonría un poquito… 😔

ASTRO tiene dos años de vida.
Es un cruce de podenco de tamaño mediano, más bien tirando a pequeño (12 kg aprox). Está agradecidísimo. Es un perro MARAVILLOSO. Más de lo que podíamos imaginar. Extremadamente cariñoso, zalamero y muy casero. Se muere por una caricia. Se muere tanto que te abrazaba y no quiere soltarte. Te echa las patitas encima y te dice con la mirada que no le dejes sólo nunca más.
Es super sociable, un zalamero de los buenos. Puede que no sea un perro espectacular, pero te cautiva con su extrema dulzura. Buenísimo con otros perros, en casa un señorito. Es activo y juguetón pero muy bueno y lo deja todo por una caricia. De verdad, es especial 

Buscamos CASA DE ACOGIDA URGENTE en CÓRDOBA para nuestro nuevo amor. Nos hacemos cargo de todo. Únicamente pedimos una casita donde tenga mimos en exceso. Todos los que ha suplicado y no ha tenido durante tanto tiempo.

Está en Córdoba, pero puede viajar a donde sea necesario.