¡QUIERO ADOPTARLO!

A Buju lo encontramos hecho un ovillito en rincón de una universidad. Su estado era realmente lamentable y estaba paralizado del miedo que tenía. Recogimos al pequeño y lo llevamos corriendo al veterinario. Allí le dieron el pelado de su vida, literalmente. DOS KILOS de pelo le quitaron, más que pelo era una maraña de suciedad, nudos, caracoles, plantas y porquería que daba miedo ver. El animal se quedó como nuevo, renació. Hasta se le pasó todo el miedo de golpe y empezó a dar besos y saltos de alegría a todo el que pasaba por la clínica. De verdad, agradecido es poco…

Bajo ese manto de porquería había un perro IMPRESIONANTE. Un perrito de agua precioso, blanco puro, lo que conocemos como albino, con su nariz rosada y los ojitos claros. Es una verdadera pasada. Tiene apenas un año de vida y ahora pesa 10 kg, su peso normal, sin todos esos pelánganos.

Es simplemente alucinante. Un perro realmente precioso. No podemos negar que su albinismo levanta pasiones, nunca habíamos visto un perrito como él. Lo normal es que tengan aunque sea el iris de color celeste, pero él no tiene ni un poquito de pigmentación, sus ojos son prácticamente blancos. Pero, precisamente por su albinismo, necesitará cuidados especiales. El carácter es absolutamente maravilloso. Es un amorcín, muy cariñoso, zalamero y sociable. De todo ese miedo que tenía ya no queda ni rastro. Se lleva genial con todos los perros, es obediente y fiel. Una verdadera pasada.

Está en Sevilla, pero puede viajar a donde sea necesario.