¡QUIERO ADOPTARLA!

A EDDA la recogimos en un estado lamentable y con una pata destrozada.

Tal como imaginábamos, esta vez no nos escapamos de la operación…
Después de valorarla el traumatólogo, supimos que Edda tenía una fractura antigua del talo y el calcáneo (lo que para nosotros es el tobillo). Una fractura que osificó mal al no recibir atención ninguna y que le creó un gran destrozo. La rodilla también la tenía afectada y los meniscos muy deteriorados. Todo ello provocó una atrofia de la musculatura bestial.

La solución que dio el traumatólogo es una operación, que consistió en refracturar, volver a colocar todo en su sitio adecuadamente y fijar la articulación. Seguida de varios meses de rehabilitación para poder recuperar, en la medida de lo posible, todo el músculo perdido y que Edda pudiera vivir sin cojera.

Tiempo después fue operada y a día de hoy se recupera muy lentamente, sobrellevando como podemos las complicaciones de una cirugía de este calibre.

Edda es una galguita super joven, que no supera el año de edad y, aunque vino super asustada, ha dejado atrás el miedo muy rápido y a día de hoy es una perra maravillosa, alegre como ninguna, juguetona y cariñosísima. A pesar del dolor que tiene, que la hace llorar por las noches, es una cachorrita adorable con muchas ganas de vivir.