¡QUIERO ADOPTARLO!

A FIRE le dejaron en la perrera cuando todavía era un cachorrón. Seguramente porque aquel tierno cachorro creció más de lo que esperaban y dejó de ser el juguetito tierno y adorable que se llevaron a casa. Después de pasar media vida en la perrera, otra familia le adoptó, y por motivos que desconocemos, fue devuelto a la perrera poco tiempo después. Allí ha estado de nuevo desde octubre, en una fría jaula, suplicando cariño a través de los barrotes y mirando a todo el que pasaba con la carita más tierna que podía poner, a ver si lograba convencer a alguien para que le volviese a dar una oportunidad.

Supimos de su existencia porque, tras las investigaciones de Marta, llegamos a la conclusión de que este perro era hermano de Black, uno de los perros que tenemos en difusión. No podíamos dejarle allí. Menos aún teniendo una posible solución para su vida. Así que nos liamos la manta a la cabeza y fuimos a buscarle.
Cuando le vimos no podíamos creerlo: era exactamente igual que Black. Ya no nos cabía duda alguna. Era su hermano y, tristemente, había tenido aún más mala suerte que él.

No podemos alegrarnos más de haber dado el paso para sacarle de la perrera. Nos hemos encontrado con un perro PRECIOSO. De los que impresionan de verdad. FIRE es increíblemente bonito, con un pelaje que, aunque aún está mal cuidado, no puede ser más espectacular.

FIRE no sólo es una cara bonita, es un perro increíblemente perfecto. Hay tantas cosas que decir de él que no sabemos ni por dónde empezar.
Hablemos de su carácter.
Fire es un cachorrete de año y medio. Vale que ya es adulto, pero es un alma cándida, es tan inocente, tan bondadoso y bueno que parece que no hubiera crecido nunca 😊 Se muere por las caricias, los mimos, los juegos y las atenciones. Es increíblemente sociable con todo tipo de perros, con los que siempre se muestra juguetón y simpático, pero sin dejar de ser respetuoso y paciente. Con las personas es, simplemente, una maravilla. Hace con todo el mundo, es cariñosísimo, a todos quiere saludar y si le dejas, hasta te abraza. Es de estos perros que te ponen la cabecita en las piernas para que le acaricies, y si paras, te da con la patita para que no dejes de mimarle 

Como decimos, es como un cachorro pero sin esa etapa tan dura. Fire es super obediente, educado y tranquilo en casa. En la calle es una explosión de alegría y ganas de jugar y pasarlo bien. Y le encanta salir en coche a conocer lugares nuevos.

¿Hace falta hablar de su belleza?
Es un perro super original, único y con una belleza que impresiona. Cuando paseas con él es el centro de todas las miradas y no faltan los “¿qué raza es? ¡es precioso!” o los “vaya pasada de perro, qué guapo!”. Lo mejor es que Fire no tiene raza. Es único en su especie y no necesita tener pedigrí para ser el perro más guapo del mundo 

FIRE tiene un año y medio.
Es de tamaño mediano, con 20 kg de peso. Un tamaño perfecto, ni grande ni pequeño. Y es un perro para disfrutarlo. Un compañero ideal para cualquier persona que desee de verdad compartir su vida con un animal y sacar todo el potencial que Fire tiene para ofrecer.

Y a pesar de todo, NADIE ha preguntado por él aún.
¿No te has enamorado todavía? ¿En serio? ¡No nos lo creemos!
Está en Córdoba, pero puede viajar a donde sea necesario.