¡QUIERO ADOPTARLO!

Su nombre es HARLEN y es una verdadera pasada de galgo. Un galán de cuerpo esbelto y ojitos perfilados.
Lo recogió de la calle nuestra compañera Victoria hace unos días. Ella y su corazón inquieto 
Aunque al principio se mostraba desconfiado, no fue difícil cogerle y enseguida perdió toda la verguenza, dejando paso a un verdadero amorcín.
Una vez más nos encontramos con un perrete sin chip y sin ningún lugar al que volver, así que Harlen ha pasado a formar parte de nuestra familia hasta que encontremos la suya propia.

Es un perro alto, altísimo. Una pasada de animal que no pasa desapercibido por donde va. Con sus 24 kg de peso, es ligero como una pluma y veloz como un rayo. Sólo alberga buen rollo en su corazón. Es todo alegría, todo juego, todo simpatía. Se pasaría el día jugando y corriendo de un lado a otro con sus compañeros perrunos, con los que se lleva de maravilla sean como sean. No reírte con él es prácticamente imposible porque no es más que un cachorrón de poco más de un añito en un cuerpo grande. Bobalicón, inocente y todo nobleza. Todo bajo una belleza inigualable y un color maravillosamente bonito. Con las personas es cariñosísimo, mimosón y juguetón. Y en casa es un amor, educado y dormilón, siempre y cuando tenga su energía de cachorrón bien atendida. No hay otro como él.

Pues nuestro guapísimo Harlen busca papás para siempre. ¿Os habéis enamorado? Escribidnos.
Está en Sevilla, pero puede viajar a donde sea necesario.