¡QUIERO ADOPTARLO!

¡Os presentamos a HODOR! 
Una maravilla de perro de un año y medio y raza única.
Ni idea de la locura genética que ha hecho que exista un perro tan chulo, pero la naturaleza se lo ha currado. ¡Es espectacular!

La historia de Hodor es muy triste. Fue encontrado por una pareja que, desde que lo recogió, ha intentado quedárselo por todos los medios. Pero su situación no era adecuada para atender a un animal y tuvieron que tomar la decisión de buscarle un lugar mejor donde vivir.
Lo han intentado varias veces, pasando el pobre Hodor por varios hogares que no le merecían. La última vez, le adoptó un señor que no se le ocurrió otra cosa que tenerlo atado a una cadena de un metro, a la intemperie… seguramente con intención de convertirle en un perro alarma. Hodor es un perro que impone, pero si algo le caracteriza es la nobleza que derrocha, así que no. Hodor no es un perro de guarda ni quiere vivir a la intemperie ni en una caseta roñosa.
La pareja que le encontró, al ver la situación en la que habían metido al animal, quiso recuperarlo y no les fue difícil, ya que aquel señor en realidad no quería cuidar del animal.

Finalmente, dándose cuenta de que esto no es fácil y que la vida del perro está en juego, han decidido poner a Hodor en manos de una protectora que se encargue de hacer las cosas como hay que hacerlas. Con garantías, seguridad y asegurando una vida digna a un animal que merece conocer lo que es un hogar de verdad. Y así es como Hodor ha llegado a nuestra familia.

Nos vamos a encargar de ofrecerle a Hodor esa vida que necesita, y que sea para siempre.
Hemos decidido ponerle ese nombre porque es exactamente así, un grandullón bonachón, noble y servicial que se muere por sentirse aceptado y querido.
Como decimos, tiene un año y medio, es un cachorrón, y pesa unos 35 kg. Parece enorme pero en las fotos podéis ver que no lo es. Es un perro robusto y fuerte, pero no es alto.
Su carácter en estos momentos es un poco inseguro porque, después de todo lo que ha pasado, no se fía. Pero se le pasa en seguida y al momento está tirado panza arriba para que le rasques la barrigota. Con otros perros igual, se muestra inseguro y un poco miedoso pero al momento se le pasa y se pone a jugar, por lo que es compatible y con un poquito de trabajo se va a convertir en una pasada de compañero.
Es muy, muy cariñoso, simpático, obediente y noble.
Y es una auténtica locura de guapo.

¿Qué os parece nuestro nuevo amor? 
Hodor está en estos momentos en residencia por falta de sitio. Ya sabéis lo que eso significa. Tiene todas las papeletas para convertirse en un invisible y este pobre ya ha pasado demasiado como para enfrentarse también a la indiferencia. Así que buscamos urgentemente casa de acogida para él en Córdoba o Sevilla, y por supuesto adopción en cualquier provincia.
Está en Córdoba, peropuede viajar a donde sea necesario.