¡QUIERO ADOPTARLA!

Esta pobre criatura apareció un día en mitad del campo. Una buena persona fue incapaz de dejarla, al ver que el animal se acercaba y le seguía suplicando cariño. Con una carita de tristeza que rompía el alma. Estaba deshidratada y llena de parásitos. Nos pasaron su foto, y su triste mirada nos llegó al corazón.

Así fue como conocimos a la dulce KARA, una galguita preciosa que ya está empezando a dejar atrás esa tristeza y pronto nos mirará con luz en los ojos. Tiene unos dos añitos de vida y un peso de 24 kg. Es una galga preciosa, fuerte y de un color precioso. Aunque todavía tiene que recuperar el brillo de su pelo y ponerse más guapa aún. Va a ser una locura de bonita.

Su carácter nos ha impresionado desde que la conocimos. No tiene ningún miedo, es cariñosísima, pegajosa y mimosona. Super tranquila y buena en casa, bien educada y muy dormilona. Prácticamente no se la nota. Adora dormir y si es con una mano acariciándola mejor que mejor. Una galguita con un carácter fácil, buena con niños, con cualquier perro, apta con gatos y buena para cualquier persona y hogar.
Está en Sevilla, pero puede viajar a donde sea necesario.