¡QUIERO ADOPTARLA!

Recogimos a una criatura con un miedo terrible, extrema delgadez y una enorme herida en la cabeza que nos tuvo en vilo toda la noche.
La curamos, la mimamos, la pusimos calentita y le prometimos que nunca, jamás, volvería a temer por su vida.

Poco después, nuestra nueva amiguita visitó al veterinario, donde nos explicaron bien cómo debíamos curarla y atenderla. Como imaginamos, la herida no era reciente y había sido bastante extensa, siendo una suerte que no se haya infectado demasiado y la pobre criatura siga viva, ya que estaba en una zona peligrosa. Los vetes están casi seguros de que ha sido provocada por mordeduras de otros perros.
Ahora, hablemos de ella.
De su carácter estamos totalmente enamoradas. ¡Es la cosa más dulce del planeta! 
Todavía se muestra tímida y le damos un poco de miedo, pero la muchacha no tiene vergüenza y no duda en perseguirte cuando tienes comida, se deja acariciar con un poquito de paciencia y si no la estás mirando, se sube al sofá e incluso te apoya la cabecita en las piernas.

Kida es una cachorra de unos 9 meses de edad. 
Su carácter es el típico de cualquier cachorro. Está loca perdida, sólo quiere jugar, correr y liarla parda. Aunque con las personas que no conoce se muestra muy desconfiada y miedosa, cada vez está más confiada y empiezan a gustarle los mimos y los juegos. Con otros perros se lleva genial y sería recomendable que conviviera con algún compañero.

Está en Córdoba, pero puede viajar a donde sea necesario.

Está en Córdoba, pero puede viajar a donde sea necesario.