¡QUIERO ADOPTARLO!

Su pasado es muy triste, intentaremos que su presente sea lo mejor posible, y haremos todo lo que esté en nuestras manos para construirle un futuro que le haga saber que su vida es VALIOSA.

RANDALL, que así le hemos llamado, es un precioso Cavalier King de 8 añitos de vida. Su primera familia le compró en un centro comercial, en una de esas tiendas de animales que no deberían existir porque después, pasa lo que pasa. Su intención era ofrecerle una vida mejor, pero la felicidad le duró poco, y cuando cumplió el año lo regalaron a otra familia porque el perro que ya tenía no le aceptaba.
Siete años han pasado desde aquello, y la que hasta ahora ha sido su familia no puede seguir cuidando de él por “problemas familiares”. No vamos a entrar en detalles porque no nos parece importante, pero sí vamos a decir que, aunque no nos lo han dicho directamente, el motivo es uno de esos que estamos tan cansadas de escuchar. Su primer propietario no puede volver a hacerse cargo de él y pidió ayuda para buscarle una buena familia.

Normalmente no atendemos casos de particulares, pero el caso de Randall nos conmovió por ser abandonado a sus 8 años de edad y por haber perdido, prácticamente, toda su vida en una familia que nunca fue la suya. Además, una raza que se puede considerar exótica puede atraer interesados que no le merezcan, y creemos que, en ese sentido, tenemos los medios para ayudarle a no volver a caer en manos equivocadas.

Como decimos, Randall es un precioso Cavalier King de 8 añitos. Una raza no muy conocida pero maravillosa (¿recordáis la peli de La Dama y el Vagabundo? pues él es un Damo 😊). Pero, aparte de la belleza palpable, lo importante es que Randall tiene un carácter precioso. Es un perrín que, a pesar de sus 8 añitos, no ha perdido su espíritu de cachorro juguetón y super simpático. Es MUY cariñoso, hace con todo el mundo y es extremadamente bonachón, noble y paciente. En casa se porta super bien, es muy tranquilo y educado, y con otros perros tiene un carácter genial, siendo compatible con cualquiera. Es de tamaño más bien pequeño, con unos 12 kg de peso. Está muy sanito y tiene toda la vida por delante para hacer feliz a una familia que le merezca, que ya es hora de que la encuentre…

Le llevamos al veterinario para regularizar su situación y para hacerle un chequeo, ya que ya tiene 8 añitos y por desgracia esta raza tiene complicaciones hereditarias.
Era de esperar, pues, que nos encontrasemos con algo que por supuesto nunca nos revelaron. O bien, ni siquiera habían detectado…

RANDALL tiene un soplo cardíaco de grado 3. La gravedad es moderada y, aunque no presenta sintomatología apreciable, tenemos que hacerle una valoración más completa para determinar si necesita medicación.

¿Nos ayudais a ofrecer a Randall un futuro feliz? Se lo merece, de una vez por todas…
Está en Córdoba, pero puede viajar a donde sea necesario.