¡QUIERO ADOPTARLA!

YORU, la guerrera olvidada.
Desde hace tiempo, una pequeña criatura viene librando una complicada guerra. Una guerra contra el hambre, la sed, el calor, el frío, las enfermedades, la soledad… Poderosos gigantes sus enemigos.
No sabemos cuánto tiempo lleva tratando de sobrevivir. Intentando, con todas sus fuerzas, ganar alguna de las batallas que ha librado con tantísimo esfuerzo y sin ninguna ventaja. Siempre sola, siempre pasando desapercibida. Su lucha fue olvidada por una sociedad demasiado superficial, demasiado ocupada como para compadecerse de la lucha ajena.
Yoru era una guerrera olvidada, librando una lucha solitaria, silenciosa e invisible.

Ganó la batalla al hambre, a la sed, al frío y al calor. Supo refugiarse bien y acercarse a los lugares adecuados, tal vez porque, algún día, fue la perrita de alguien y conocía a la perfección las costumbres de los humanos. Supo lidiar con la soledad, y decidió no acercarse demasiado a ellos.
Pero ni siquiera así logró vencer. Las enfermedades y los peligros ganaron su batalla.

Un día, Amparo fue llevada ante la pequeña guerrera. Y al verla, no se lo podía creer. No se podía creer su estado, su tristeza… no entendía por qué nadie la había ayudado. Tal vez, si alguien lo hubiese hecho, habría podido ganar la guerra. Se armó de valor y rescató a la pequeña, cuyas fuerzas ya casi la habían abandonado.

Decidimos llamarla YORU porque fue encontrada de noche, entre la oscuridad, la luna y las estrellas. Era su momento del día favorito para salir, cuando los humanos dejaban de invadir, por unas horas, todos los rincones del mundo.
Es una perrita de unos dos años y apenas 10 kg de peso. Es muy pequeña, muy dulce, demasiado bonita y dolorosamente noble.
Llevaba un palo colgando del abdomen. Estaba clavado, muy profundo. Cuando Amparo la llevó al veterinario era un nido de pus y el dolor que le provoca es insoportable.

Ha dado positivo a ehrlichia, anaplasma y leishmania. Un completo… 😔
Tuvimos que llevarla ayer al veterinario, corriendo, porque sufría epistaxis (sangrado por la nariz) y necesitaba empezar el tratamiento ya. Ya lo ha comenzado y actualmente está siendo tratada de todo.

YORU, pequeña… tu lucha nunca más volverá a ser invisible.
Ahora tendrás humanos buenos a tu lado que te mandarán sus ánimos y desearán con todas sus fuerzas que ganes la guerra.

Está en Sevilla, pero podrá viajar a donde sea necesario.